Leyendas de la Ciudad: La Cueva de Salamanca

Inicio > Blog de tu Hotel en Salamanca > Leyendas de la Ciudad: La Cueva de Salamanca
Cueva de Salamanca

La cueva de Salamanca es uno de esos lugares donde historia y leyenda se confunden de tal forma, que confieren al enclave de un encanto especial, en el que la magia, el misterio y los hechos históricos se entremezclan sin saber dónde se encuentra la estrecha frontera que los delimita.

En sí misma, la cueva pertenece a la cripta de la antigua iglesia románica de San Ciprián o San Cebrián, situada en la Plaza de Carvajal, actualmente desaparecida, y de origen incierto al existir referencias muy dispares, relacionándola unos con Hércules y otros con los celtas o los árabes.

Según la tradición popular, el propio diablo impartía clases de nigromancia y brujería tras sus muros, siendo la cueva la entrada a un laberinto de túneles que recorría el subsuelo de toda la ciudad. Allí, el diablo, daría clases de artes oscuras únicamente a siete alumnos durante un periodo de siete años, pasados los cuales, el mejor de todos ellos debía quedarse a su servicio como pago por las enseñanzas transmitidas. Es el caso del Marqués de Villena (personaje inspirado en Don Enrique de Villena), que como estudiante aventajado, habría tenido la mala fortuna de ser el elegido como pago por las clases recibidas por los siete discípulos. Pero, resuelto a zafarse de su destino, conseguiría escapar tras esconderse en una tinaja, vengándose el diablo por ello con el robo de la sombra del Marqués, hecho que lo dejaría marcado para el resto de sus días como uno de sus adeptos.

Alrededor del año 1500, la Reina Isabel la Católica ordenó tapiar la entrada a la cueva con piedras y argamasa, como medida preventiva y en 1580, ya en ruinas, el templo se cerró al culto.

Sin embargo, la popularidad de la cueva ha llegado a ser tal, que en la actualidad son frecuentes las referencias a ella en países Latinoamericanos como Argentina, Brasil y Chile, donde se emplea la denominación de “salamancas” para referirse a aquellas cuevas dedicadas a cultos mágicos.

Asimismo, numerosos autores han referido en sus obras la existencia de esta cueva, desde Cervantes, Calderón de la Barca, Torres Villarroel o Feijoo, y más recientemente el escritor zamorano Luis García Jambrina en su novela “El manuscrito de piedra”, ambientada en la Salamanca subterránea y oculta de finales del siglo XV.

El mismo Miguel de Unamuno, hacía referencia a la cueva con estas palabras:

De la vieja leyenda nigromántica y alquímica de esta ciudad, de lo que ha hecho que el nombre de Salamanca signifique lo que significa en apartados rincones de esa tierra americana –¡la Salamanca!-, de ésa, ¿qué he de deciros? Aún discuten aquí dónde se encontraban las famosas cuevas en que el marqués de Villena se dedicaba a sus brujerías y encantamientos”.

Y el escritor norteamericano Washington Irving, escribía sobre ella en “El soldado encantado”, uno de sus “Cuentos de la Alhambra”:

“La cueva de San Cipriano, en Salamanca, es un lugar del que muchos han oído hablar, pero cuyo emplazamiento exacto nadie puede afirmar con certeza cuál era. En tiempos remotos vivió en ella un astrólogo, versado en las artes de la quiromancia y que, al decir de las gentes, tenía profundos conocimientos de todo cuanto a plantas medicinales se refería. Pero, desde hace ya siglos, está cerrada sin que a nadie le preocupe demasiado dónde se encontraba en realidad. Los viejos del país, sin embargo, afirman que la entrada a esa cueva se hallaba donde hoy se encuentra la plazoleta del seminario Carvajal, cerca de la cruz de piedra que se eleva en el mismo centro”.

En la actualidad, la visita a la cueva permite recorrer la cripta de la Iglesia de San Cebrián, donde se impartían las clases de iniciación a las ciencias ocultas, la cerca vieja (antigua muralla) y la torre de Villena, llamada así en homenaje al Marqués de Villena, que contiene restos arqueológicos hallados tras las excavaciones realizadas a principios de los años noventa del pasado siglo XX.

Asimismo, durante el periodo estival son frecuentes los espectáculos y juegos de luz y sonido, conciertos de música de cámara y representaciones teatrales que ofrece el Ayuntamiento de Salamanca en este marco incomparable.

HOTEL HELMÁNTICO SALAMANCA - Ctra. Salamanca - Zamora, Km.1 - 37184 Salamanca - España - Spain Tfno.: 923 22 12 20 - Fax: 923 24 53 41